ROV / NOTICIAS

En 1958 el Real Oviedo ascendía a Primera

Era la tercera ocasión en que el conjunto carbayón lograba subir a la máxima categoría del fútbol español

Volver

31/05/2021 12:16

Tal día como hoy, un 1 de junio, en el año 1958, el Real Oviedo lograba ascender a Primera División por tercera vez, al imponerse al Rayo Vallecano en Madrid en la última fecha de la temporada de Segunda.
A la trigésima cuarta y última jornada, Real Oviedo y Sabadell habían llegado empatados a 48 puntos. Ambos se disputaban el ascenso. El equipo asturiano contaba con la ventaja del golaveraje a su favor.
El entrenador del Real Oviedo, Abel Picabea, alineó en ese partido frente al Rayo, disputado en el estadio de Vallecas, el siguiente once: Caldentey; Toni, Alarcón, Marigil; Sánchez, Ferrer; Cuervo, Xirau, Aloy, Artabe, Chus Herrera.
El Real Oviedo dominó el encuentro, en el cual se llegó al descanso con el resultado de 0-2. Los goles fueron marcados por Sánchez y Aloy en los últimos minutos de la primera parte. En el segundo período no habría ningún gol, con lo que el equipo ovetense lograba el triunfo y, por tanto, el ansiado ascenso a Primera.
El triunfo en el estadio de Vallecas permitía al Real Oviedo proclamarse campeón del grupo I de Segunda División, mientras que en el grupo II el primer clasificado fue el Betis y, por tanto, acompañó al equipo carbayón en el ascenso a la máxima categoría.
El conjunto carbayón finalizó esa temporada con 21 partidos ganados, 8 empatados y 5 perdidos, y con 22 goles en contra y 73 a favor, de los cuales 23 fueron marcados por el delantero ovetense Lalo, que se proclamó máximo goleador del grupo I de Segunda División. El partido del ascenso en Vallecas fue el último que disputó con el Real Oviedo el delantero Chus Herrera, hijo de Herrerita y que jugaría la siguiente temporada en el Real Madrid. Moriría pocos años después en Oviedo, con tan solo 24 años.