ES
PRIMER EQUIPO

Orgullosos de los nuestros

El Real Oviedo cae por la mínima en el derbi asturiano en un encuentro en el que el colegiado no señaló dos penaltis a favor del conjunto azul

El Real Oviedo afrontaba en esta ocasión el derbi asturiano y se veía las caras con el Real Sporting de Gijón en la jornada número 26 de LaLigaHypermotion. Los ovetenses, que llegaban tras empatar ante el Eldense en el Tartiere, buscaban cosechar tres puntos muy importantes ante su máximo rival con los que seguir escalando posiciones en la tabla. Para esta ocasión, el técnico catalán, Luis Carrión, alineó un once formado por Leo Román, Viti, Oier Luengo, Dani Calvo, Abel Bretones, Jimmy, Colombatto, Paulino, Sebas Moyano, Dubasin y Borja Bastón.

El encuentro no pudo comenzar peor para los carbayones ya que en el minuto 2 de partido Nacho Méndez puso por delante a los rojiblancos. Un buen disparo del "10" desde la frontal del área sirvió para poner el primero en el marcador. Los de Miguel Ángel Ramírez apretaron durante los primeros compases del choque aunque el paso de los minutos hizo que el Real Oviedo ganase presencia en campo contrario.

Paulino de la Fuente, en el 27', protagonizó la más clara para los azules aunque a la hora del disparo el centrocampista no logró rematar un buen envío de Abel Bretones desde la izquierda. Cinco minutos más tarde, y a balón parado, el cántabro nuevamente rozó en empate pero su cabezazo se marchó cerca del travesaño de la meta defendida por C.J. Sánchez.

Tras la reanudación, el guion de partido no cambió y el conjunto azul continuó dominando. Paulino volvió a tener dos buenas ocasiones para poner el 1-1 aunque sus disparos se marcharon arriba. Con el Real Oviedo llegando con peligro sobre la meta rival llegaría la primera de las dos acciones polémicas en las que el colegiado no decidió señalar penalti. En el 63', Sebas Moyano fue derribado en el área aunque el árbitro indicó falta. Alemão, Borja Sánchez y Santi Cazorla entraron en la segunda mitad para tratar de revertir la situación y el brasileño la tuvo. Un buen reverso del ariete a punto estuvo de acabar en gol pero su tiro fue bloqueado en última instancia.

Ya en la recta final del partido, González Esteban volvió a ser protagonista. Paulino fue derribado dentro del área pero el colegiado no indicó nada pese a ir al monitor a ver la jugada tras ser avisado por el VAR. Los futbolistas del Real Oviedo, incrédulos, no entendían nada. Pese a ello, los de Carrión no cesaron en el intento y atacaron hasta el final en busca de un empate que no terminó de llegar. 

De esta forma, y pese a lo visto sobre el terreno de juego, el Real Oviedo se marchó de El Molinón - Enrique Castro Quini con derrota y sin ningún punto pero con la cabeza alta y orgulloso por el partido que había jugado en el que tuvo que luchar contra todo.