ROV / NOTICIAS

Victoria completa

El equipo regala un triunfo a los oviedistas que volvieron a ver en directo al equipo (2-0) ante el Rayo Majadahonda

Volver

21/07/2021 20:49

Con la mayor alegría, que no tapaban ni las mascarillas, de volver a sentir a los nuestros de cerca, se estrenó el Real Oviedo en El Pardo (Navia) ante su público oviedista para medirse en amistoso al Rayo Majadahonda. 

Ziganda formó con un once titular con Femenías; Lucas, Grippo, Costas, Pierre; Viti, Sangalli, Borja Sánchez, Jimmy, Alex Cardero y Obeng. Los primeros minutos del partido no tuvieron ocasiones hasta una buena internada de Viti por la derecha, que terminó despejando el conjunto madrileño a saque de esquina. Probó suerte Borja Sánchez en un disparo desde la frontal, cruzado, que se marchó fuera. Sería Viti de nuevo el protagonista poco después para anotar el 1-0 rematando un centro desde la banda derecha. Materializaban los de Ziganda la superioridad ante un Rayo Majadahonda frenado por los oviedistas en sus intentos de contra, buscando hacer daño con transiciones rápidas. El penalty señalado sobre Obeng no sirvió para ampliar ventaja. El ex oviedista Champagne paró el primer lanzamiento y no acertaron los oviedistas al rechace. Cinco minutos más tarde en otra pena máxima a favor de los de Ziganda, anotaba Obeng el 2-0 para irse al descanso con ventaja. 

Para la segunda parte Ziganda refrescó a nueve jugadores, continuando Femenías y Jimmy, y dando entrada a Bolaño, Mossa, Jorge Mier, Lucas Laso, Riki, Joselu, Osky, David Iglesias y Javi Cueto. Primeros compases que discurrieron con dominio oviedista, aunque sin ocasiones claras. Probó David Iglesias bombeando el balón al rechace tras choque de Cueto con el meta rival y un defensa, y se marchó desviado. Tampoco el conjunto madrileño inquietó a Berto Hórreo, que mediada la segunda parte ocupó el lugar de Femenías bajo palos. Susaeta envió alto un disparo directo de falta desde la frontal. Riki chutaba a la escuadra y despejaba el portero. Concluyó el partido con una victoria oviedista y la alegría de volver a ver a nuestros aficionados de cerca.