ROV / NOTICIAS

Lángara es el mejor goleador español de todos los tiempos según la IFFHS

El antiguo delantero del Real Oviedo posee uno de los mejores promedios goleadores en el ámbito mundial

Volver

29/11/2017 09:45

Isidro Lángara es el único futbolista español que aparece en la clasificación mundial de los mejores goleadores de todos los tiempos en primera división publicada este mes por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS, por sus siglas en inglés).

Dicha clasificación está encabezada por el húngaro Ferenc Puskás, que jugó en la primera división de su país y en la española. Los únicos jugadores en activo que figuran en esa lista son el portugués Cristiano Ronaldo y el argentino Lionel Messi.

Lángara figura en el puesto vigesimocuarto por el número total de goles, aunque atendiendo al promedio goleador ocupa la segunda posición, solo por detrás del húngaro Imre Schlosser. Isidro Lángara logró 336 goles en 287 partidos disputados en las máximas categorías del fútbol español, argentino y mexicano, mientras que Schlosser marcó 417 tantos en 318 partidos en la primera división húngara y en la austriaca.

Lángara, defendiendo los colores del Real Oviedo, fue el primer jugador que se proclamó máximo goleador de la primera división española tres veces consecutivas. A él le corresponde aún a día de hoy el mejor promedio goleador de la primera división española, 1,16 tantos por partido. Lángara es el único que ha encadenado consecutivamente tres *hat-tricks* en tres partidos en la máxima categoría del fútbol español. Nadie ha marcado tantos goles como él en un partido oficial de la selección española, 5.

En su época fue considerado el mejor delantero centro del mundo y fue el primer jugador que se proclamó máximo goleador de primera división en tres países diferentes; España, Argentina y México.

Isidro Lángara llegó muy joven al Real Oviedo, con tan solo 18 años. En la plenitud de su carrera, tras haberse consagrado ya como el gran goleador español, debido a la Guerra Civil se trasladó a México. En 1946 regresó a España y a su Real Oviedo, donde a pesar de contar ya con una edad avanzada para un futbolista de aquellos tiempos, aún dio tardes de gloria a los aficionados oviedistas y todavía marcó un buen número de goles.